Dolce far niente o dulce hacer nada.

09:37


Si hace unos meses me dijeras que tenía que estar una tarde entera sin hacer absolutamente nada, sin estar con nadie y sin salir de mi casa probablemente me hubiera vuelto un poco loca y te hubiera dicho ¡NO! ¡ALGO SE PUEDE HACER! Y me hubiera sumido en un mar de actividades, compromisos y tonterías con tal de ocupar las horas con cosas.

Muchas, muchas cosas han cambiado desde entonces. He tenido que aprender, forzosamente, a estar conmigo misma: Mis alegrías y hobbies, pero sobretodo mis preocupaciones y miedos. Sorprendentemente y ante cualquier pronóstico me ha acabado gustando, esto de las tardes en soledad.


No nos engañemos. No os estoy diciendo que me guste estar tardes enteras sola como si fuera un monje buscando la llamada del Señor desde el Himalaya. Pero ahora mismo estoy en el jardín de mi casa, se escuchan los pájaros, estoy escuchando esta tracklist de una hora y con un té con leche puedo confirmar que no necesito nada más.

Hoy me encontré tranquila cuando tuve que cancelar unos planes como una amiga y decidí imitar a mi gato en sus eternas posturas en el sofá, animal que cada día me sorprende por la cantidad de tiempo que pierde en un metro cuadrado de almohadas y mantas. La verdad es que creo que este animal/almohada con patas ha aparecido en mi vida para demostrarme con su vagueza a lo que debería de aspirar yo cuando me vuelvo loca llamando al Ministerio de Justicia porque me pierden los papeles e intentan hacer un concurso con Shrek para ver quién es más desagradable y antipático.

No os puedo ni contar hace cuánto tiempo que me sentía así. Sin nada que hacer. Mi diálogo interior susurraba cosas como ¿Has terminado de echar la beca? ¿Tienes algo que estudiar? ¿No quieres seguir con el Trabajo de Fin de Grado? y mi cabeza simplemente negaba

'No.
Déjame descansar. 
Déjame mirar el pinterest ochenta vídeos de charlas motivadoras del TED desde el confort de mi casa. 
Déjame empezar con ese curso de animación retro de After Effects. 
Ya he hecho suficiente. 
Ahora toca TOCARSE LAS NARICES.
Déjame dejarme.'


Hay personas que en la vida tienen que aprender a moverse del sofá, a estudiar, a hacer proyectos y a dejar de procrastinar. Os puedo decir que yo no soy de ellas. Normalmente salgo de las 9 de mi piso para llegar nuevamente a las 9, a veces hasta durmiéndome en clases de yoga del sueño que tengo y obligándome a ver alguna serie antes de dormir en vez de ponerme a editar fotos, fotos que calculando me daría para subir una diaria durante 16 años (Solamente las editadas).

Me duele la cabeza de llevar tanto rato la cabeza, siento molestia en los globos oculares de tanto estar con el ordenador y me aprietan los calcetines así que siempre me veo tentada en la oficina de quitarme los zapatos. Nunca lo hago obviamente porque tengo miedo que entren y me vean en patas lo que claro no sabría como admitirles que me aprieta el elástico del calcetín.
Me duele la cabeza de pensar las ganas que tengo de editar pero a la vez la mente me pide a gritos que no haga nada y simplemente me deje llevar por el segundero del reloj. Los 20 minutos que dura un capítulo de Friends los 'invierto' en echar alguna oferta de trabajo. Poco se que de tanto 'invertir' mi tiempo, estoy cobrando unos intereses muy altos.



Así que sí.
Este post es para deciros que estoy orgullosa de no estar orgullosa de absolutamente nada que haya hecho esta tarde.
Puestos así tampoco estoy orgullosa de este post porque no estoy contando nada. Iba a hacer una guía de Berlín o a contaros alguna anécdota de algún viaje pero bueno así es la vida. He visto en pinterest unas 500 ideas de posts para hacer, pero no me quería forzar a escribir nada que no me saliese de manera natural. Es más, he empezado a escribir tal cual me ha salido de la boca, así que este es un vómito verbal que quedará enterrado en el cementerio de los posts chorras de Internet.


En una de las charlas que vi esta tarde dijeron una frase que se me quedó marcada.

¿Si la canción de mi corazón deja de tocar, puedo sobrevivir en el silencio?

Sonreí al saber cuál sería mi respuesta.






You Might Also Like

2 comments

  1. Yo en cambio a la mínima que puedo me tumbo en el sofá y de allí no me levanta nadie, y siempre pasa de sabado a domingo, los únicos días que libro, y me paso la vid en youtube viendo TEDx talks en youtube.

    ReplyDelete
  2. Ah y por cierto, he estado ausente por muchos motivos, pero vuelvo a leerte, y ojalá no me vuelva a perder ningún post. Hoy he visto tu insta-stories, donde una chica te ha llevado caracoles y no te los quisiste comer, porque al parecer no te gustan, ja ja yo no sé como se preparan caracoles en otras partes del mundo incluida España, nunca los he comido aquí, pero de donde yo vengo se preparan muy ricos, y me encantan, además se le quita el caparazón ese y todas las babas, en cambio en tu plato ví que aparte de ser pequeños y contener una salsa extraña tenían caparazón.. definitivamente, el mundo está lleno de culturas.

    ReplyDelete

¡Suscríbete!