¡Top 3 momentos del 2016!

11:30


Vamos a ser sinceros: Para muchos de nosotros, el año 2016 no ha sido en términos generales el mejor año.
Pero ayer, cuando estaba cenando con mis amigos alguien preguntó ¿Qué es lo mejor que os ha pasado este año? Y supongo que cuando tres cosas te vienen a la cabeza de repente y son pensamientos bonitos y optimistas vale plasmarlo como último post del 2016.

NOTA: Hay muchos momentos preciosos, fantabulosos y bonitos de este año. El motivo por el cual he elegido estos tres es porque se me han venido a la cabeza de manera repentina y en fila, lo que no significa que no haya habido otra gente notable, experiencias increíbles y días que ojalá que hubieran sido eternos para mi.

1. Viaje a Roma, Florencia y Venecia.

Vivo muy lejos de prácticamente toda mi familia y con mucha suerte los veo una vez al año. Por eso, el encontrarme recorriendo las callejuelas de Roma bailando con mi abuela y mi prima mientras mi padrino nos mira riéndose fue una bendición. 

Fue un viaje fantástico: Italia en primavera no tiene nada que ver con el verano, para mi gana muchísimo más. Helados todos los días, visitas por muchos monumentos, un tiempo increíblemente bueno (Eso significa que no me moría de calor) y sobretodo la invalorable compañía de mis familiares que veo cada mil años.

Roma la recordaba mucho más bonita que la última vez que fui, hace 6 años. La vi una ciudad vibrante, cercana y sobretodo muy acogedora. Al irme pensé que probablemente vuelva, para quedarme unos meses, o al menos me sentí bien pensándolo.





Nunca había estado en Florencia y me encantó: Tener el Duomo al lado del apartamento, ver la ciudad desde las alturas y hasta reencontrarme con un amigo del Erasmus fue super bonito. Además me comí una verdadera pizza napolitana que no os puedo contar lo que era.




Y Venecia. No sé que decir de Venecia salvo que puedo tener 30 GB libres en mi tarjeta de memoria que mi dedo entrará en frenesí sacando fotos de cada rincón que ve y me quedaré sin un mega: Los colores, personas, canales y luces hacen que por segunda vez en mi vida esté contentísima con las fotos que salgo en esta mágica ciudad.
Qué decir que mi última media hora en Venecia me la pasé llorando porque no me quería ir y despedir de mi familia. Con lágrimas en los ojos y mi maleta llena de imanes porque soy una friki de coleccionar imanes agradecí esa semana en Italia.






2. Concierto de Paul McCartney.

Los que me conocen sabrán que tengo una devoción por los Beatles, y los que no me conocen pero ven como subo continuamente fotos de Paul McCartney... también.
Os prometo que me tiré TODO el año en Bruselas esperando a que anunciara alguna gira que pasara por la capital belga, pero lo único que veía siempre que refrescaba su página web era decenas de conciertos en Estados Unidos. Para el mes de marzo me encontraba en clase de francés y los astros quiso que ese día no faltara a clase (Debo admitir que lo hice unas cuantas veces) y fue alli cuando, de repente, una compañera danesa estuvo hablando sobre aquella vez que Paul fue a Copenhague. 

Yo verde de los celos pero intentando parecer simpática y buena gente: ¡Qué suerte tuviste! ¡Mi sueño siempre ha sido ver a Paul McCartney pero nunca lo he podido ver y no viene a Bélgica!

Mi profesora de francés ángel del cielo que me dio la felicidad infinita: ¿Cómo que no? ¡Si viene a un festival en junio!

Me puse blanca y lo busqué en internet. Cuando vi que Paul McCartney estaría en junio en Bruselas fui corriendo al lavabo, llamé a mi madre y le dije la gran noticia. Media hora más tarde tendría la entrada.

Mi último día del mejor año de mi vida lo terminé con barro hasta prácticamente los tobillos, muchísima lluvia y luego de haber salido el día de fiesta anterior y haber dormido dos horas en Werchter. Cuando salió Paul McCartney lloré. Lloré mucho. Le choqué los cinco a la Guada de doce años que cantaba Hey Jude mientras iba a clase y a la Guada de quince que dijo ¡Mi sueño es ver a Paul McCartney en concierto! Os hablaría más del tema pero no quiero ponerme pesada. RESUMEN: El mejor concierto de, probablemente, mi vida.


3. Estar en un auditorio vacío viendo vídeos con Rosie Hardy.

Desde que tengo trece años amo la fotografía, y prácticamente a la vez conocí las fotos de una fotógrafa británica llamada Rosie Hardy. Prácticamente crecí viendo sus fotos, sus proyectos, sus entradas de blog y sus pensamientos. Años y años en los que se convirtió en un referente para mi como fotógrafa, emprendedora y mujer. 

Os prometo que nunca me hubiera creído que acabaría con ella en un festival de fotografía (7 años después en Torremolinos) con la sala vacía salvo ella, Olesksandr y yo, viendo vídeos de poesía. 
Hablamos, nos reímos y hasta lloramos (Sí. Otra vez.) escuchando a gente hablar sobre el amor, el desamor, los deseos, las expectativas y la realidad. Este vídeo me lo enseñó ella y es uno de mis favoritos hasta la fecha.

En ese momento me di cuenta de las vueltas que da la vida y de las pequeñas luces que uno encuentra cuando lo ve todo oscuro. Me pregunté qué me traería el futuro, y cuántas vueltas más me daría la vida para regalarme momentos inesperados como estos tres. Sentí que nunca tendría tiempo en mi vida para hacer las miles de cosas que me gustarían hacer. Presentí que 24 horas, 7 dias a la semana y 365 días al año eran una minucia comparado con la grandiosidad de la tierra.




Todos los años cuando me como las uvas se donde estaré el año siguiente: Seguiría estudiando, porque es lo que llevo haciendo desde que tengo 5 años. 
Esta es la primera vez que no tengo la más remotísima idea de qué estaré haciendo el año que viene. Promete ser un año intenso, difícil pero yo creo que muy gratificante (O eso espero). Sea como sea, aquí estaré para contarlo.


¡Muchas gracias a todos los que habéis decidido compartir algunos minutos de vuestra rutina con Guadilarious, y nos vemos la semana que viene con más tonterías!


"There are too many books I haven’t read, too many places I haven’t seen, too many memories I haven’t kept long enough."
— Irwin Shaw




You Might Also Like

2 comments

  1. Me encanta tanto tanto tus entradas, y en general tu blog!! Tus fotos, tu buena vibra, tus historias, y eso que me transmites a mi personalmente para no darme por vencida!! Tengo tanto que contarte, que cuando veo que llevas desde diciembre sin dar señales de vida en instagram y sin responderme al privado, pienso que estarás por allí ocupada y muy pronto te tendré por aquí, dispuesta a escucharme decir; que tú Guadalupe de 21 años me cambiaste la vida a mis 25 años!! Entre tus fotos, vídeos y palabras lloro de felicidad porque un gracias no es suficiente para darte.

    Sanelia

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Sanelia!
      Mil trillones de gracias, es un mensaje preciooooooso.
      La verdad, es que a veces pienso que le escribo al viento porque tengo visitas pero la gente no suele escribirme, así que es para mi una alegría recibir este mensaje tan bonito.
      Estoy en época de exámenes y no está siendo mi mejor época, por si fuera poco había perdido el movil y tengo que comprarme uno nuevo. ¡Un montón de catástrofes!
      Muchísimas gracias por este pequeño párrafo que me ha alegrado la mañana, espero que tengas un día genial y ¡A seguir creando!

      Delete

¡Suscríbete!