Sobre Romas y tomas.

11:30



Hoy es la primera semana que escribo desde que decidí que iba a hacer una entrada semanal
La verdad es que a los dos días de escribir la entrada maldecía haber escrito ese pequeño texto desesperado, pero si me salió del alma esta propuesta es porque realmente lo necesitaba.

Este fin de semana en Málaga ha llovido como si yo me hubiera tirado todas las horas cantando Melendi, porque no es normal la cantidad de agua que veía pasar desde mi ventana considerando que estamos en el sur del sur de Europa.

Tenía que hacer muchos trabajos, para variar un poco de este semestre infernal, pero decidí mirar mi disco duro solamente a ver qué encontraba.

Como soy un poco desastre para organizar mis fotos y vídeos encontré una carpeta que se llamaba 'ROMA' y estaba suelta ahí. Porque sí. Encima de 'PASAR ARCHIVOS DEL MOVIL' y debajo de 'SERIES' (Descargadas de manera totalmente lícita guiño guiño codo codo)

Tuve que abrir esa carpeta para ver que tenía un total de 15 vídeos de mi viaje a Roma en mitad de mi Erasmus. Eran muy pocos para hacer un vídeo largo, y la verdad es que no tenía ganas de complicarme la cabeza pero pensé... ¿Qué puedo hacer con quince vídeos sin relación ninguna salvo que son de la capital italiana?

Así supongo que empezó mi nuevo proyecto 'Ciudades en un minuto'.  Un proyecto que iré subiendo a Youtube  cuando me apetezca cuando se alineen los astros y haya luna menguante. 



Me encantó sentirme cobijada en mi habitación con la lluvia de fondo mientras escribía, de cualquier manera caótica y sin cohesión ninguna, una especie de 'relato' para acompañar a los vídeos que había visto. Con James Arthur de fondo cantando canciones presiosísimas como esta sentí que había encontrado mi rincón de paz en la tormentosidad de la soledad. 

Porque todos sabemos que los rayos, truenos e inclemencias que más nos molestan no son los que vemos desde el confort de nuestra casa, café en mano y con la estufa al lado, si no aquellos que  cobran fuerza cuando el silencio es nuestro único aliado.


(Roma. Abril 2016.)

Aquí tenemos a un romano (O no. A lo mejor es de Jerez y está de paso) viendo la vida pasar.  
Nunca sabré si ha tenido un buen día, malo, o simplemente era uno de esos días que pasan desapercibidos. 
A lo mejor lo acababa de dejar con la novia. 
A lo mejor estaba estudiando algo que odiaba pero se sentía presionado.
A lo mejor al día siguiente ganaba el Euromillón y se iba en crucero a las Maldivas. 

Pero estemos donde estemos, siempre hay una persona que nunca podremos dejar de lado por mucho ruido que intentemos meter, y como sabéis, esa persona a nosotros mismos.
Y os aseguro que podemos llenarnos el tiempo de actividades, visitas a Coliseos comiendo helado, viendo series y muuuuuchas salidas pero si en esos cinco, diez minutos de soledad no sabemos escucharnos nos sentiremos vacíos. Y uno siente ese run run en la cabeza.

No habría nada más triste que no poder estar con uno mismo y no saber qué hacer en nuestros periodos de soledad...Porque vamos a admitirlo, seguro que hasta Troy Bolton, estrella del equipo de los Wild Cats, tenía sus días de estar consigo mismo. 

Es por ello que este domingo cuando terminé de renderizar el vídeo y aún siendo un vídeo muy humilde y simple sentí que estaba haciendo lo correcto por primera vez en muuuuuuucho tiempo. Y pienso seguir haciendo más vídeos y forzándome a no forzarme. A darme un poquito de tiempo libre. A darle caña a mi ordenador con el Premiere así explota. 

¿Y esto a qué venía? Bueno ya me he olvidado. El caso es ese. Que os queráis y aprendáis a encontrar vuestras actividades en vuestra soledad. Y que os suscribáis también así me meto en la página de Youtube y me rio un ratito.


                                                                                    (Roma. Abril 2016.)


“¡Qué agradable sorpresa es descubrir que, al fin y al cabo, estar solo no es necesariamente sentirse solo!”- Ellen Burstyn



You Might Also Like

0 comments

¡Suscríbete!