Un 24 de diciembre eterno

02:31


'Es increíble lo rápido que pasa el tiempo.' es una de las frases que más estaremos escuchando estos días. Pero es verdad. El tiempo no tiene compasión con nadie y el ser humano tenemos esa pequeña manía de estar contando días para que llegue un evento y sin darnos cuenta ya nos encontramos en las fechas de nuestro cumpleaños, de navidad, de año nuevo, de reyes y de los exámenes.





Recuerdo en mitad del verano, el verano almeriense (Que por cierto, no aguanto, no estoy hecha para esas temperaturas) una coleta hecha para que el pelo no me toque la nuca y no me muera de calor y una parada de autobús en mitad de la intemperie que me recuerda que me tengo que sacar el carnet, pensando en la navidad y en lo mucho que falta. Y sin embargo, ya está aquí. Y como siempre, el fin de año nos pilla desprevenidos y sin aún haber tachado ningún propósito de año nuevo, con los mismos defectos y alguna que otra nueva virtud.




La verdad es que yo soy una persona que suele estar bastante pendiente del reloj y del calendario y soy un poco esclava de los números que los acompañan, entonces cuando veo en mi calendario que es el 24 de diciembre no puedo evitar sentirme un poco triste. Triste, más que nada, porque ya ha llegado uno de los momentos más bonitos del año y como todo en la vida se consume y pasa.





Este año me he dado cuenta de lo diferente que se celebran las navidades en todo el mundo. Si vamos a lugares como Colonia (Cuyas fotos reflejan) nos veríamos dentro de un cuento de hadas con vino caliente, caras rosadas y palabras excesivamente largas en alemán. Si vamos a lugares como Almería, vemos una decoración bastante, BASTANTE más humilde pero con unos atardeceres en la playa a las 6 de la tarde que más quisieran en el norte.




Pero eso debería ser de las cosas más bonitas de esta época, su frugalidad y la navidad mistificada que luego está lejos de la realidad... Más que nada, porque al menos en mi familia no nos hinchamos a hacer galletas de canela, poner calcetines por toda la casa y encender la chimenea (Con 17 grados por la noche, si enciendo la chimenea tengo que ir en tirantes. Y perdonadme pero un invierno en tirantes no lo voy a tolerar) pero cada uno celebra la navidad a su manera. Con la familia más cercana, familia política, animales, novios, amigos... Lo importante es pasarlo con quien queramos y nos haya querido durante todo el año.




También es importante poner alguna lista de spotify de navidad para sentirnos como en el opening de 'Solo en casa' y comer como cerdos.  (O aprovechad y escuchad a los Beatles, que ya están en Spotify y nunca vienen mal)
En fin. Siento soltar frases sin mucha conexión, este blog es para soltar una serie de pensamientos sin ningún objetivo concreto.
Dicho esto
¡FELIZ NAVIDAD, COMED MUCHO  DISFRUTAD DE VUESTROS QUERIDOS!


You Might Also Like

0 comments

¡Suscríbete!